Reducir el tamaño de los archivos y otros trucos para optimizar el espacio en disco

Hace no mucho tiempo dedicamos dos especiales a la optimización de un elemento indispensable en nuestros ordenadores: El disco duro. Especialmente si utilizamos Windows, es muy recomendable seguir una serie de pasos para mantener el sistema tan fresco como cuando compramos el equipo, y también otros para optimizar el espacio en disco y así contribuir a lo primero.

Disco duro

Pese a que se trataba de artículos bastante extensos, hubo algunas ideas que se nos quedaron en el tintero y que hoy, gracias al descubrimiento de una nueva aplicación, hemos decidido contaros.

Sistema de archivos

La primera, y más obvia, es el sistema de archivos a utilizar. En cualquier sistema Windows moderno, de XP en adelante -Windows 2000 también, si queréis contarlo-, el sistema por defecto ha pasado de ser FAT32 a NTFS. Windows 8 introduce un nuevo sistema, ReFS por supuesto basado en NTFS, pero podemos decir que se trata del mismo caso.

Seguramente no queráis formatear vuestro disco duro del sistema para reducir el tamaño de los clusters, algo que ahora veremos, pero sí es especialmente recomendable que lo hagáis si tenéis ocasión, especialmente si se trata de unidades secundarias o incluso de unidades extraibles, las cuales suelen venir con formato FAT32 por defecto.

Para ello podemos utilizar herramientas externas, aunque el propio explorador de Windows nos permite hacerlo. Basta seleccionar el tipo de sistema de archivos (NTFS) y el tamaño de los clusters, o allocation unit size, el cual, cuanto menor sea, más capacidad real nos permitirá almacenar. ¿Cómo es esto posible? Bueno, digamos que los clusters son cajitas en las que el sistema va guardando pedacitos de nuestros archivos, y una vez que contienen un pedazo ya no pueden mezclarse con otros. Más cajitas nos permitiran, por tanto, un mayor almacenamiento.

Compresión de disco

Una de las ventajas del formato NTFS es que permite compresión de disco, y que además de nuevo vuelve a estar integrada en las versiones de Windows desde XP y 2000 para arriba.

Hay que tener en cuenta que, efectivamente, estaremos optimizando el espacio en disco en el sentido de que liberaremos espacio que podrá ser utilizado por otros contenidos y aplicaciones, pero es algo que sólo debemos hacer con archivos a los que no accedamos a menudo, ya que la descompresión para el acceso a los mismos puede ser un proceso largo, y desde luego afecta al rendimiento del sistema en cuanto a trabajo del procesador se refiere.

Para completar, me gustaría dejaros un vínculo al sitio oficial de Microsoft, donde podéis ver buenas prácticas para la compresión en sistemas NTFS.

Compresión de archivos

Es lo mismo pero no es lo mismo. Los archivadores o compresores de archivos han sido programas populares desde hace décadas, cuando tal vez tenían mayor protagonísmo ya que podían ser la única forma de distribuir y almacenar aplicaciones en los antiguos diskettes.

Los discos duros de la época tampoco eran gran cosa, por lo que almacenar nuestros contenidos en archivos comprimidos era primordial, y hoy, para salvar espacio y optimizar el acceso al disco por parte del sistema, puede ser una gran idea.

De nuevo, tan sólo recomiendo que comprimamos archivos que no vayamos a utilizar frecuentemente, y que además no tratemos de comprimir archivos MP3, JPG u otros formatos que ya llevan compresión en sí mismos. Hablando de estos mismos, tal vez sea una buena idea pasar nuestros archivos WAV a MP3, por ejemplo, para así también comprimir nuestra música. Tened en cuenta que MP3 es un formato con pérdidas, por lo que ésta estará en peor calidad.

Reducción de archivos

Ésta es la utilidad de la que os hablaba al principio, y una muy buena idea, si me preguntáis. File Optimizer es un programa totalmente gratuito que nos permite optimizar diferentes formatos, entre los que se encuentran:
.apk, .docx, .dll, .epub, .ico, .bmp, .jpeg, .png, .pdf, .pub, .tif
Y bastantes más. La idea es que lo utilicemos como un compresor de archivos, pero ésto no es del todo cierto, ya que en ningún momento necesitaremos descomprimirlos: La aplicación optimiza el tamaño que ocupan los archivos en disco, pasando por ejemplo de documentos PDF que ocupan 20 mb a menos de 5.
Se trata de una idea genial, aunque hay un inconveniente: No se creará una copia de seguridad de los archivos, la aplicación directamente sobreescribirá nuestros documentos, por lo que si se trata de material importante, es primordial que hagamos una copia de seguridad por nuestra cuenta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes