Cómo ser un “genio” del marketing



Una de las razones por las que el marketing y la publicidad gozan de tan alta estima en el mundo de los negocios es porque son disciplinas precisas y fácilmente amoldables a la manera de pensar del ser humano.

Por ejemplo, en la prehistoria de los negocios se esperaba que la publicidad ayudara a “vender” cosas. Afortunadamente, en la actualidad hemos superado esta estrechez de miras a la hora de contemplar el marketing y la publicidad.

Los viejos dinosaurios de los negocios tendían a encuadrar el marketing y la publicidad en el departamento de “ventas” porque todo lo que terminaba en este “cajón de desastre” era fácil de medir. En este sentido, o la publicidad vendía o no vendía. Nadie se preocupaba de mirar más allá.

Afortunadamente, una nueva generación de líderes visionarios ha despojado al marketing actual de su vieja estrechez de miras y de su afán por “vender”. Y lo han hecho valiéndose de los siguientes conceptos, ironiza Bob Hoffman en The Ad Contrarian:

- Branding: el branding es algo que las marcas hacen con su logos. Si hay un logo de por medio, hay branding.
- Engagement: el engagement es algo que las marcas tienen el poder de hacer en una página web. ¿Que el cliente mira la web? Hay engagement. ¿Que respira mientras contempla la web? Hay engagement. ¿Que hace clic? Hay engagement.
- Conversación: una conversación es algo que las marcas pueden hacer con una red social y un teclado. ¿Que el cliente comparte algún contenido? Hay conversación. ¿Que hace clic en el botón “me gusta”? Hay conversación. ¿Que está de acuerdo con algo? Hay conversación. ¿Que está en desacuerdo? Hay conversación. ¿Que se queja? Hay conversación.
- Comunidad: una comunidad es una entidad online formada por más de una persona. Los amigos de Facebook con los que nunca hablamos, nuestra libreta de direcciones de nuestra cuenta de correo electrónico y la gente que odia el queso son ejemplos de las comunidades que pueblan hoy por hoy la red de redes.
- Contenido: el contenido es cualquier cosa que las marcas pueden subir a la red ¿Una fotografía de un gato? Es contenido. ¿Un vídeo de alguien cayéndose en YouTube? Es contenido. Si encontráramos cualquiera de estas cosas en la calle, serían basura, pero si las subimos a internet, se convierten por arte de magia en contenido.

El branding, el engagement, la conversación, la comunidad y el contenido son los grandes “avances” experimentados en los últimos años por disciplinas tan estimadas como el marketing y la publicidad. Un simple vistazo a estos “avances” nos da una idea de la altura intelectual de aquellos que se vanaglorian que haber cambiado para siempre la faz del marketing. Así que, ¿a qué espera para convertirse en un “genio” del marketing? No se engañe, para ser un “genio” del marketing, basta con ser todo lo contrario a lo que se entiende por genio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010