El big data pone al consumidor en el centro de cualquier estrategia de marketing actual



Cualquier profesional del mundo del marketing sabe que para ejecutar campañas, generar fidelización y gestionar de forma efectiva una marca, tiene que buscar una forma de acceder y analizar toda la información humana de todos los canales posibles. Conversaciones con el centro de atención, redes sociales, vídeos, imágenes, contenidos online, emails y mensajes de texto que son difíciles de interpretar pero que, al mismo tiempo, son la base sobre la que ocurren cosas interesantes, como clientes que comparten experiencias o que le cuentan a la marca cuáles son sus preferencias.

Conseguir acceder a estos datos y generar significado a través de ellos significa entender mejor a cada cliente y ofrecer una experiencia optimizada y personalizada a esos clientes a través del canal que prefieran. Pero también se puede mejorar el desarrollo de los productos siendo capaces de entender los datos en tiempo real desestructurados.

Como explica el director general de tecnologías emergentes de Autonomy, Andrew Joiner, en DMNews, la información humana desestructurada supone el 90% de todo el big data conocido. Y la cantidad de datos crece a un ritmo imparable. Pero, ¿qué puede hacer una marca para entender entre todo este ruido aquellos elementos relevantes para ella?

La clave para entrar en esta mina de datos y empezar a picar empieza por adoptar una estrategia de marketing basada en el significado y utilizar analíticas de tiempo real. Un software capaz de reconocer patrones y asociarlos puede dar a las marcas una oportunidad única para entender cómo interactúan los consumidores con una marca en cada uno de los canales y añadir datos cualitativos y cuantitativos a esa experiencia.

Es cierto que la tecnología es incapaz de entender el sentimiento de las conversaciones. Por eso, es esencial que los marketeros entiendan el significado y el sentimiento que se esconde detrás de todas las interacciones en todos los canales si quieren conseguir valor de la conversación social.

Los temas y las ideas surgen a raíz de aprovechar las migajas de pan que los consumidores van dejando por todo su camino digital, y las marcas tienen que aprovechar esta información para hacer hipótesis y predecir qué atraerá a nuevos clientes o afianzará a los ya existentes. Porque ahora son los clientes los que están al mando, y las marcas que sean incapaces de escuchar se quedarán a años luz de la competencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010