¿Música en streaming o música en nuestro disco duro?


Primero fueron las incipientes radios en Internet, luego ha sido Last FM, más tarde Spotify o Grooveshark y muchos otros servicios similares. Lo cierto, es que el panorama para quienes nos gusta escuchar música en el ordenador es bastante completo.

Hoy en día tenemos música en streaming para todos los gustos, casi siempre de manera gratuita. Podemos simplemente escucharla y guardarla en listas de reproducción que estarán siempre disponibles cuando nos conectemos, podemos contratar servicios premium con más calidad de sonido o sin publicidad, o simplemente podemos oír música de manera casual como si se tratara de una radio. Podremos comprarla y almacenarla en lo servidores de Google, iTunes o Amazon y siempre estará disponible estemos en donde estemos y con cualquier dispositivo.


La desventaja es la baja calidad de sonido en algunos de estos servicios, la desorganización de los ficheros y la no disponibilidad en todo el mundo de un servicio esencial como Spotify.

Del otro lado del espectro, habrá quienes prefieran tener el MP3 o archivos de sonido sin pérdida guardado en el disco del ordenador, incluso el CD físico y hasta el disco en vinilo. Los que son aficionados a coleccionar música o películas, llegan a contar con varios discos duros externos de varios Terabytes llenos de archivos multimedia, de discos completos o de canciones. Los más exigentes, tendrán todo almacenado a la máxima calidad de sonido, una de las ventajas que encontramos en la comparación con los servicios de streaming, en donde en no todos los casos la calidad es la mejor.

Como desventajas de tener toda la música en local… llegará un momento en que necesitaremos comprar uno o más discos externos para almacenarlo todo. Ni hablar si tienes todo en discos (aunque no se niega el valor intrínseco o coleccionable de tenerlo en formato físico) y el espacio pase a ser una prioridad. Además el soporte del disco externo no es una garantía ya puede estar sujeto a fallas; tengo amigos que han perdido miles de canciones por una falla en el disco duro.

¿Escuchas música a través de streaming o todavía la descargas o la coleccionas? ¿Compras música en línea o te la bajas? Son las dos preguntas que dejamos sobre la mesa y ante las cuales seré el primero en dar mi opinión: hace meses que no descargo ni compro música en línea; escucho todo a través de Spotify o Grooveshark en donde he hecho listas de reproducción que siempre están disponibles. ¿Y tu?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010