Respuestas filosóficas a los grandes retos de la publicidad de hoy


Si hubiera filósofos trabajando en la industria del marketing, ¿cómo lo harían? ¿Qué soluciones plantearían para enfrentarse a la realidad tan cambiante que vivimos? ¿Cómo afrontarían los retos que surgen en la industria día a día? M&M Global ha decidido averiguarlo, y por eso ha contado con Matt Mee, director de estrategia para Europa de Mediacom, y Vincent F. Hendricks, profesor de filosofía formal de la Universidad de Copenhague.
Las marcas son intercambios de señales entre una compañía y una parte designada del público”, explicó Hendricks. “Sencillamente, el branding es un juego de señalización. Si usas un Mac, eres creativo, tienes éxito y piensas libremente. Si conduces un coche de lujo, tienes éxito en los negocios y posiblemente en tu vida personal. Estas señales pueden ser muy fuertes. Ninguna marca quiere no ser atractiva. Por lo que cuentas una historia, estableces una narrativa y encuadras un mensaje esperando que tenga un atractivo público.
Lo que las marcas no deben olvidar, comentó Hendriks, es que la gente es más narcisista que nunca, y las redes sociales tienen un papel importantísimo en este sentido. “Todo el mundo se quiere presentar como original, único, que cumple con sus objetivos individualmente definidos, atractivo e interesante. Pero al mismo tiempo, todo el mundo se suscribe o converge en los mismos valores”. Y esto se debe al juego de las señales que mencionó Hendricks, “es como la moneda. Sólo acepto la moneda con la que todo el mundo está de acuerdo y acepta. Las marcas trabajan en el negocio de señalar el éxito”.
Por eso, explicó Mee, una marca de éxito es aquella que trata de emular y ofrecer esas señales para que se conviertan en una norma social. El problema es que muchas compañías todavía están en el negocio de hacer dinero, como explicó Hendricks. “Me gustaría que las compañías fueran más ambiciosas. Tienen que apoyar cosas que sean importantes para la sociedad, como información adecuadamente formada y presentada que se pueda utilizar para tomar una decisión”.
Las marcas necesitan establecer agendas más ambiciosas que los consumidores puedan valorar. Pero implementar este tipo de ideologías requiere tiempo. “Tienes que cambiar la mentalidad de la gente. Probablemente tengas que cambiar sus valores, su percepción, sus incentivos y demás. Hay muchas precondiciones para hacer un cambio de este tipo, pero no es imposible”, aseguró Hendricks. “Si tu marca quiere ser más influyente, necesitas tener una ambición por algo. Eso es innovador. Las marcas ambiciosas producen algo que los consumidores no esperan, no sólo más de lo que hacen”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos