6 claves para aprender a jugar al juego de los contenidos de marca


Algo se está transformando en el panorama digital. A medida que las redes sociales crecen y se diversifican como industria, es el marketing de contenidos el que marca el camino. En cierto modo, el mundo ya ha tenido suficiente con compañías que crearon perfiles en redes sociales para después darse cuenta de que no tenían nada con lo que ocuparlos. Por eso los contenidos ahora son una preocupación principal para las compañías y, de hecho, es un área prioritaria para el 39% de ellas en 2013 según Simply Zesty.

Hasta ahora, el término ‘contenidos’ se ha culpado de tratar de abarcar cualquier cosa, pero estamos siendo testigos de cómo emerge como industria, donde las marcas buscan una solución sencilla para tener éxito entre sus fans entreteniéndolos día a día. Pero hay que saber diferenciar el contenido porque sí del contenido como estrategia de negocio. Y es que el objetivo final tiene que ser atraer, entretener y aumentar la comunidad online.

¿Cómo? A continuación seis claves para aprender a jugar al juego de los contenidos.

1. Tenga una estrategia. Quizás plantear una estrategia sea el aspecto más importante. Muchas veces cuando los medios sociales de una compañía han pasado por distintas manos, entre agencias o empleados internos, el contenido ha podido verse bastante disperso, sin dar apoyo a la marca o sin dar servicio a la audiencia.

Por eso, es importante producir vídeos frescos, fotografías y artículos que resuenen entre la audiencia y, sobre todo, desarrollar una estrategia de contenidos que saque el mayor partido al SEO social. Para ello hay que pensar en lo que busca la audiencia, y cuanto mayor sea la calidad de estos contenidos, más fácil será encontrarlo.

2. Tírela por la ventana. Una vez planteada, no hay nada mejor que tirar la estrategia por la ventana y reaccionar a lo que está ocurriendo en cada momento. A diferencia de los periódicos, que se envían a la imprenta y se lanzan al público, el mundo online da la posibilidad de cambiar los contenidos y reaccionar en tiempo real. Y hay que ser capaz de sacar el mayor partido a esto.

Y es que muchas veces los éxitos virales, como la reacción de Oreo durante el apagón en la Super Bowl, o el ejemplo de Bodyform con su éxito The Truth en el que respondía al post de un usuario de Facebook, lo son precisamente por la infraestructura en la que se lanzan. No son el fruto de una gran idea, sino que la gente del equipo de marketing estuvo atenta a lo que pasaba en el mundo online y sabían cómo reaccionar.

3. Piense cómo va a encontrar la gente tus contenidos. Tener una pieza de contenido alucinante puede estar bien, pero en el mundo de hoy uno sólo es la suma de visitas en su vídeo, o los retuits en su foto. Al invertir en contenido, es esencial pensar en cómo lo va a encontrar la gente, pensar en su promoción tanto como en los protagonistas del contenido.

Es importante pensar en utilizar a personas influyentes en el universo online para promocionar un contenido, ya que ofrecen un alcance mucho mayor al que una compañía podría lograr por sí sola. Eso sí, hay que hacerlo con precaución ya que la compañía tiene que seguir siendo la dueña de su marca y su mensaje.

4. Haga lo que mejor sabes hacer. En las plataformas sociales en fácil caer en la tentación de probarlo todo. El problema es que existe un riesgo enorme de terminar siendo irrelevante o parecer desactualizado. No se puede intentar ser todo para todos, sino que hay que repasar en qué puntos es fuerte su compañía, y con quién es mejor asociarse para mejorar el contenido y la audiencia.

5. Piense en múltiples dispositivos. Uno de los grandes retos a los que se enfrentan las marcas hoy en día es el consumo multipantalla. Ahora que el acceso online se diversifica, hay que tener una estrategia que tenga en cuenta todas las pantallas que utilizan los usuarios. Si un contenido inevitablemente se va a consumir desde un ordenador, un móvil o una tableta, se tiene que crear con esto en mente. Un cambio en los hábitos que se tiene que tener en cuenta a la hora de consider la estrategia, ya que hay diferencias de comportamiento para cada dispositivo.

6. No salte a la primera oportunidad. Si el objetivo es un éxito de marketing rápido y un poco de cobertura extra, entonces no dude en lanzarse a ello. Pero lo mejor de las plataformas sociales es que son algo fresco y requieren actualizar una estrategia rápidamente para poder mantenerse siempre por delante de la competencia. Aunque esto también conlleva sus riesgos.

Un sitio o aplicación nueva es enormemente atractivo y el instinto siempre llama a centrarse en ellos para que la gente vea a una marca como algo innovador. Pero no se puede ser innovador mucho tiempo si la audiencia no te sigue, y por tanto tampoco los ingresos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux