Cómo elegir y contratar Community Manager

A la hora de entrevistar a un candidato 2.0, muchos son los profesionales de Recursos Humanos que se encuentran con determinadas barreras a la hora de evaluar su valía para el puesto, entre otras cosas, porque los mismos reclutadores y empresas que los solicitan, no tienen demasiado claro el perfil que necesitan, algo a lo que nos hemos más o menos habituado.

No son pocos los especialistas en RR.HH que se están formando y reciclando para adaptarse a lo 2.0, aunque el principal problema en la gran mayoría de los casos, lo tiene la propia empresa contratadora, que no está “preparada” para lo 2.0 y todo se hace más complicado y lento, cuando en realidad, por contra, debería ser más ágil, sencillo y dinámico.
Si usted va a contratar a un Community Manager necesita primero tener claros los objetivos, por qué necesita un Community. Sí, todos sabemos que es ventajoso estar en Medios y Redes Sociales, pero no por estar y punto, y ahí es donde tendremos que empezar a entender esto de lo “social”, que ni es una moda, ni es un capricho, sino una respuesta necesaria a un cambio en los canales a través de los cuales llegamos a nuestro público, a los consumidores.

¿Qué le debemos pedir a un Community Manager?

  • ¿Formación? Sí, claro, lo que no parece estar tan claro es qué tipo de formación: hablamos de marketing, por supuesto, pero también de comunicación, no olvidemos que un Community es un gestor de “comunidades” y las comunidades se “comunican”, conversan, por lo tanto debemos encontrar a una persona que sepa conversar, incentivar a participar, que tenga ideas y sepa estructurarlas y comunicarlas de forma no ya correct, que se presupone, sino “adecuada” a la audiencia a la que se va a dirigir. Es siempre aconsejable que el candidato haya realizado algún curso especializado en Medios Sociales, por supuesto, pero por otro lado y para hacer justicia a las excepciones, a día de hoy, podemos decir que existen profesionales que sin haber hecho cursos han desarrollado una trayectoria demostrable y visible en lo 2.0 que en algunos casos es aún más útil, por la experiencia demostrada. Lo ideal, por supuesto, formación + experiencia.
  • Actitud: por supuesto, un Community ha de tener actitud para serlo, ha de saber venderse, ha de tener pasión por los medios sociales, y la mejor forma de demostrarlo son sus propios perfiles y actividad. Una vez más, ni están todos los que son ni son todos los que están: hay excelentes profesionales que no se saben vender a sí mismos o que no tienen tiempo para hacerlo, pero claro, sino tienen tiempo, es porque están desarrollando otros trabajos, y por ende, podemos ver qué y cómo los desempeñan.
  • Personalidad y aptitud: obviamente el profesional Community Manager ha de ser una persona ante todo, preparada y prudente, la prudencia es una de esas virtudes de las que pocos hablan pero que es esencial en un Community, porque de no ser así, nos toparemos constantemente con problemas de reputación, clientes quejumbrosos, etc. El Community ha de tener iniciativa, pero también ha de ser prudente y actuar siempre según la estrategia y protocolo de la empresa. A nadie le gusta tener a un empleado que se dirige de forma inapropiada a sus clientes: pues imaginen eso mismo en Redes Sociales, la catástrofe puede pagarse cara. Por ello, uno de los primeros consejos que siempre se me ocurren apra hacer de Community, es nunca tomarse las cosas de forma personal, porque el Community tiene ese algo de “actor” que le hace comunicar y conversar en nombre de “x”, pero no en nombre propio, y es algo que no se debe perder de vista en ningún momento o nublará nuestra perspectiva y buen juicio a la hora de actuar y reaccionar ante determinados comentarios.
  • ¿Debe conocer mi sector? Obviamente, si lo conoce, muchísimo mejor, pero es parte del trabajo del Community hacer una ardua labor de investigación sobre el sector y buscar apoyos en el plan de marketing y de negocio, documentarse y socavar cuanta información pueda y más sobre el negocio y su funcionamiento. Eso sí, hay sectores que por su nivel de especialización aconsejan más formar a alguien de dentro o contratar a un profesional que ya tenga conocimientos específicos.
  • Investigación de sus perfiles y blog: personalmente no podría concebir la idea de contratar a un Community sin ver sus perfiles sociales y su blog. Entiendo que algunos que estén trabajando tengan poco tiempo, incluso ninguno, que dedicar a sus propios canales, pero en ese caso, siempre podré ver qué hace a nivel profesional, con lo cual, me sirve. Posiblemente encontraré mucho más interesante ver el blog de un candidato a Community y sus canales sociales que su curriculum. Así que si buscas trabajo de Community y aún no tienes blog, debo decirlo, “ponte las pilas”.
En general, se trata de un proceso de selección como otro cualquiera, la única diferencia la marca el hecho de la desinformación y desconocimiento que pueda existir en torno a estos perfiles, que son en la mayoría de los casos lo que lleva a no saber bien qué se está buscando o se necesita: no son pocas las pymes que buscan un Community cuando en realidad lo que necesitan es un Relaciones Públicas, un Analista Web, o incluso un diseñador para que les haga la web.

Como en todo proceso de selección, lo importante es definir concienzudamente el perfil que necesitamos, qué queremos cubrir y para qué, a partir de ahí la búsqueda será más fácil y rápida.

¿Y tú, cómo haces la selección? ¿Has pasado por un proceso de selección sui generis? ¿Cómo lo cambiarías?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes