Claves para que las empresas empiecen a aplicar el big data a sus servicios


Big data se traduce en gran negocio. Aunque se ha generado demasiado ruido en torno a este nuevo término de moda, realmente es una de las grandes prioridades de las empresas. Se está demandando análisis de datos como nunca antes, y esto exige desarrollar un entendimiento, rápido, de lo que significa big data y qué oportunidades representa.

Al hablar de big data, muchas veces se olvida que no se trata de un nuevo concepto, sino que ahora han aparecido nuevas oportunidades para situar los datos sociales por encima de todos los datos que se generan y que poseen las empresas provenientes de actividades de recolección de datos como encuestas o cuestionarios por correo.

La proliferación de los datos ha derivado en una tendencia hacia la personalización, que hay que diferenciar de la customización. Y es que ya no se trata de elegir la información que se quiere recibir a través de filtros, sino que esta selección se hace automáticamente a través de los datos que se han compartido, creando una especie de ADN online.

Pero el riesgo está en que la información que reciben los usuarios finalmente se quede aislada, ya que empezarán a ver cada vez más información seleccionada por un algoritmo que ha determinado qué es relevante para él y menos información que pueda salirse de sus preferencias. Por eso, lo que compañías como Yahoo! están utilizando una combinación de filtros humanos y filtros automáticos para crear experiencias online personalizadas, determinando qué artículos podrían mostrarse en las páginas de noticias y que podrían interesar al usuario aunque no entren dentro de su selección más estrecha.

Y todavía hay más. Porque cuando se habla de big data generalmente se habla del impacto B2C, donde hay una mayor concentración de datos, pero no es la única oportunidad. Es cierto que las empresas que quieren llegar a otras empresas lo tienen más complicado, ya que el flujo de datos es considerablemente menor y los datos, por el tipo de decisiones que se toman en este mercado, tienen que ser de confianza, por lo que las redes sociales pueden no ser relevantes.

El big data puede utilizarse a los procesos B2B de pequeñas y medianas empresas. Un big data más grande no supone informes más grandes y extensos, sino todo lo contrario, ya que la clave está en saber qué fuentes de datos están disponibles y si éstos datos son públicos o están generados a través de las herramientas que se utilizan. Y esto es un aspecto clave para la aplicación del big data, ya que en lugar de intentar conseguir datos a través de cualquier fuente disponible, las empresas tienen que empezar a mirar sólo a aquellas que son realmente relevantes para ellas y utilizar los mismos procesos de análisis de datos, sea cual sea el tamaño de los datos que se han obtenido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes