¿Su evento ha cumplido los objetivos?

Un reciente estudio de mercado que elabora todos los años Eventoplús pone de manifiesto que para el 69% de las empresas los eventos son un elemento imprescindible en su estrategia de marketing y comunicación. También, se destaca que las empresas buscan nuevos formatos con el objetivo de aumentar la eficacia, la eficiencia (mejora en costes) y mejorar el ROI.

Respecto a este último aspecto, el ROI, cada vez más se pone de manifiesto la necesidad de saber si su evento ha cumplido los objetivos. Hace unos años, tras elegir un patrocinio o la realización de un evento no se cuestionaba si había sido lo más adecuado o no. No se creaba un reporte del retorno obtenido. Lo importante en muchos casos era que la empresa o marca se viera en ese evento: estar allí, cómo una obligación basada en decisiones estratégicas más que en datos que pudieran reportar una mayor efectividad a la acción.

Ahora, el mercado evoluciona, los presupuestos se ven ajustados cada vez más y los departamentos de marketing destinan más esfuerzo a focalizar sus estrategias y a controlar los resultados. En este contexto, es una necesidad disponer de un reporte de medición del evento que nos permita obtener un retorno cualificado y cuantificado de nuestras acciones con el que poder justificar el rendimiento de la inversión. La clave está en conocer el entorno donde nos movemos y disponer de toda la información y el conocimiento posible que nos permita optimizar y focalizar recursos para las estrategias que vamos a desarrollar.

Debemos definir unos indicadores que determinen el éxito y que ofrezcan medidas concretas del retorno tanto a nivel de objetivos como a nivel económico o de retorno de la inversión.

Una vez fijados los objetivos tenemos que preguntarnos qué aspectos debemos medir, y sobre todo, cómo los medimos. Es muy importante medir todas aquellas variables que afectan a la interacción con el cliente y durante todas las fases que dura el evento (antes, durante y después del mismo). Ahí es precisamente donde radica la ventaja frente a la publicidad y otras herramientas de comunicación.

La forma interesante de medir consiste en que el cliente que hayas impactado, te recuerde y tengas acción de compra. Tenemos que identificar en qué variables está el valor del evento o no podremos medirlas. El conocer cómo ha impactado una acción concreta al cliente hacia la imagen y el vínculo de marca nos permite hacernos una idea sobre cuál debemos elegir y, así, podemos priorizar nuestra inversión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Los mejores limpiadores de malware para Windows