Beneficios del ‘social commerce’ para las pymes


Las redes sociales han transformado la manera en que nos comunicamos, el sector del entretenimiento, los medios de comunicación, y también la forma en que consumimos. De ahí que dentro del emergente sector del e-commerce cada día esté cobrando más peso el denominado s-commerce (social commerce).

Y, ¿qué es exactamente? Esta tendencia no sólo consiste en dotar a las redes sociales de aplicaciones desde las que facilitar a los usuarios sus compras online, como las tiendas de Facebook con las que cuentan muchas marcas, sino que abarca un campo mucho más amplio. Así, incluye todas las acciones que se llevan a cabo aprovechando el papel que han adquirido los social media en el día a día de los clientes para potenciar las ventas ofreciendo una experiencia social distinta y única a la del e-commerce tradicional. Para ello busca la interacción con los clientes y los potenciales clientes, a través de sistemas de recomendaciones, compartiendo información con ellos, permitiéndoles dar su opinión durante el proceso de compra, o resolviendo sus dudas.

Se basa en una estrategia que no pierde de vista la influencia que las redes sociales tienen sobre las decisiones de compra. De hecho, según Gartner, el 74% de los consumidores confían en las mismas y en las opiniones recogidas en ellas para orientar sus adquisiciones.
El ‘social commerce’ crece

Por ello, no es de extrañar que, tal y como recoge el “Barómetro del Social Commerce en España” realizado por Social-Buy.com, el número de empresas que aprovechan estas técnicas haya aumentado significativamente. En el último año en torno a la mitad de las que tienen una tienda online han incorporado alguna funcionalidad social en su canal de venta.

Asimismo, según el estudio, las técnicas de social commerce incrementaron las ventas en un 4,5% en dicho ejercicio, siendo el ratio de conversión de estas acciones, es decir su transformación en una compras efectivas, del 27%.
¿Qué ventajas ofrece para la pyme?

Gracias a la información que las pymes tienen a través de las redes sociales y la capacidad de estas para segmentar públicos, un uso correcto del s-commerce permitirá transformar todos estos datos en ofertas y productos personalizados y, por tanto, más susceptibles de convertirse en compras, compitiendo en igualdad de condiciones con las grandes compañías, así como dirigirse al público al que realmente le interesa el producto que ofrece.

La pyme también puede aprovechar la viralidad de las redes sociales para aumentar el alcance de sus productos y su efectividad. Y es que está demostrado que el “boca a boca” de las redes sociales incrementa la difusión, reduciendo costes frente a otros medios. Además, cuenta con un plus de credibilidad por partir de los propios clientes y, por tanto, aumenta la notoriedad.

El s-commerce también permite estrechar las relaciones con los clientes y la fidelidad. De hecho, según Market Probe International, en Twitter el 85% de los seguidores de una pyme siente una conexión especial con la misma.

Por su parte, los anuncios en display en redes sociales, uno de los formatos de publicidad del futuro, sirven de recordatorio a los potenciales clientes que ya pasaron por la página pero que todavía no compraron, convirtiéndose en un gran reclamo comercial.

En definitiva, el social commerce permite agregar valor a todas las etapas del proceso de compra, siempre y cuando se desarrolle una estrategia adecuada en redes sociales.

Foto CC Cynty Gisel

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux