Comparte archivos sin que se entere tu vecina con estos 4 consejos

Compartir archivos es como tender ropa en la azotea: hazlo mal y todos verán tu lencería. No puedes fiarte: si compartes un archivo, algún día será descubierto.Es cada vez más habitual compartir archivos de todo tipo a través de servicios como DropBox, SkyDrive y Drive. Colgamos fotos en Imgur y Photobucket, subimos archivos en Mega y MediaFire y ponemos música y sonidos en Soundcloud. Cuando queremos compartir uno cualquiera de esos archivos, creamos un enlace especial, privado pero abierto para todo aquel que lo obtenga. Un enlace que en teoría solo conoces tú.
Pero si la seguridad de la aplicación tiene fallos o si el enlace es compartido en lugares abiertos de la red, es posible que tus datos acaben en Google, que explora la red continuamente en busca de nuevos enlaces. Si envías el enlace privado a una persona poco cuidadosa, por ejemplo, esta puede compartirla en correos o foros, que a su vez son explorados por Google. Una vez ahí, poco puedes hacer, excepto ocultar los archivos o borrarlos.
Un documento almacenado en Dropbox... accesible desde Google (fuente)

Compartir archivos es un acto que nunca debes tomar a la ligera. Los seres humanos cometen errores y las aplicaciones, también. Si quieres compartir con unas garantías de seguridad mínimas, sigue estos consejos básicos.

Consejo 1: revisa periódicamente tus archivos compartidos

Es bueno que revises periódicamente lo que estás compartiendo. Por ejemplo, Google Drive tiene filtros que permiten ver rápidamente los documentos públicos o compartidos a través de un enlace.

La privacidad de esos archivos se puede modificar con un par de clic de ratón. Márcalos y ve al menú "Compartir".
SkyDrive tiene una función similar: si haces clic en el menú de “Compartidos”, verás todo los archivos que estás compartiendo públicamente o a través de un enlace privado. En las propiedades puedes hacer que los archivos vuelvan a ser privados.
Y en DropBox hay dos apartados donde puedes revisar qué compartes, uno con carpetas y otro con enlaces privados. "Descompartir" es tan sencillo como hacer clic en la cruz que hay al lado de cara archivo.

Consejo 2: elimina metadatos y otra información sensible

Hay más en los archivos de lo que el ojo puede ver a simple vista. Incluso tras eliminar datos personales -cosa muy recomendable-, un DOC hecho con Word puede contener información que se puede reconducir a tu persona.

Doc Scrubber elimina los metados de los documentos de Word

A esta información se le denomina “metadatos” (datos sobre los datos), y casi cualquier archivo la contiene: fotos, vídeos, música, documentos… Para eliminarla puedes usar herramientas como MetaStripper o Doc Scrubber.

Consejo 3: configura alertas de Google con tus datos personales

Si te preocupa la perspectiva de una filtración, no está de más configurar una alerta de Google. Las alertas de Google te avisan de si hay nuevos resultados para el texto indicado. Pueden hacerlo de inmediato o pasadas unas horas. Si uno de tus archivos se filtra en un lugar público de la red, serás el primero en saberlo.
En Alerts puede ser útil poner un fragmento de tu número de cuenta corriente o número de DNI, tu nombre completo o tu número de teléfono. Por desgracia, las alertas de Google no son capaces todavía de alertar de la aparición de imágenes duplicadas o plagios.

Consejo 4: elige el sitio más apropiado para compartir archivos

Hay una infinidad de servicios que permiten compartir archivos en Internet, pero no es lo mismo subirlos a Mega que a Dropbox. Las características de cada servicio determinan qué es mejor compartir en cada uno; algunas páginas para compartir archivos de forma efímera, por ejemplo, dan códigos de borrado.

"¿Archivo grande y que no me importa si lo borran? Venga, lo subo a Mega..."

Por ejemplo, para distribuir un archivo a corto plazo y con fecha de caducidad, es mejor usar Mega, mientras que para edición colaborativa tiene más sentido colgarlo en SkyDrive o Drive.  Lo importante es que sepas en todo momento qué compartes y dónde.

¿Quieres pasar al siguiente nivel? Entonces, pon contraseñas

Estos consejos te ahorrarán la mayoría de disgustos relacionados con las filtraciones de datos, pero debes ser consciente de que compartir algo a través de Internet expone tus datos a cualquier clase de imprevistos.
La máxima seguridad pasa por el cifrado de los datos, o una combinación de compresión y cifrado. Si subes un archivo RAR 5.0 con cifrado de 256 bits en lugar de un documento en claro, tu privacidad estará algo más a salvo.¿Qué haces tú para garantizar la privacidad de tus archivos?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes