Guía para el emprendedor: las palabras que debes conocer

startup
Cada vez se habla más de emprendedores y startups en todo el mundo. Algunos defienden que son una nueva fuerza económica que puede transformar ciudades y regiones enteras, otros lo ven con más escepticismo. Sea como fuere, no muchos conocen el significado de conceptos como Venture Capital (capital riesgo), capital semilla o incluso ‘startup’.
En esta entrada explicaremos el significado de éstos y muchos otros términos que tan de moda están hoy en día.

¿Qué es una startup?

Con el nombre de startup solemos referirnos a compañías de cualquier ámbito —no tienen por qué ser exclusivamente de internet— que tienen un fuerte componente tecnológico y a las que se les presume un gran potencial de crecimiento.
Las startups suelen caracterizarse también por tener unos costes asociados de puesta en marcha menores que compañías de otros ámbitos, lo que favorece su desarrollo.

¿Cómo se financia una startup?

dinero startups
A diferencia de empresas tradicionales, las startups de base tecnológica no suelen acudir a bancos o instituciones similares para su financiación. Los vehículos más habituales que suelen utilizar las startups son los siguientes, que a cambio de capital (dinero) suelen quedarse con un porcentaje de la empresa invertida.

Boostrap

El caso de ExoClick es un ejemplo de bootstrap. A diferencia de otras startups, ExoClick optó en su momento por no buscar financiación externa, revirtiendo los beneficios anuales en el desarrollo de la propia empresa.
Esto, en teoría, presenta una serie de ventajas frente a las inversiones de fondos de capital riesgo, business angels y demás: otorga a los fundadores más control sobre su empresa y no dependen de fuerzas externas.

Friends, Family y Fools

Las tres efes que suelen aportar el primer capital de una startup. Dinero que puede resultar fundamental para poner en marcha un proyecto y que suele tener su origen en los amigos y los familiares de los emprendedores.

Capital semilla

De una forma similar al capital aportado por los FFF, el capital semilla también suele aparecer en los primeros meses de vida de una startup. Es habitual que las rondas de capital semilla en España se sitúen en torno a los 100.000 ó 500.000 euros, mientras que en otros ecosistemas más desarrollados como puede ser Silicon Valley es posible ver rondas seed de más de un millón de dólares.

Business angels

Los business angels son personas que, a diferencia de los fondos de capital riesgo —que definiremos a continuación— invierten su propio dinero en startups. Estas inversiones suelen producirse en los primeros meses o años de vida de este tipo de proyectos, siendo un apoyo fundamental tanto monetario como profesional.

Venture Capital

Los fondos de capital riesgo suelen invertir en las startups cuando éstas ya tienen cierta tracción (usuarios) o ingresos. Habitualmente, y tras la inversión, suelen controlar un 30% del capital de las startups en las que participan.
Como su propio nombre indica este tipo de inversiones tienen un elevado riesgo asociado, de ahí que los fondos opten por invertir en varias startups con el fin de diversificar riesgos. Los fondos de Venture Capital invierten el dinero que aportan los limited partners, a los que al cabo de un tiempo deberán ofrecerles un retorno superior a su inversión inicial.

Equity crowdfunding

Normalmente se suele asociar el término crowdfunding con plataformas como Kickstarter, Lánzanos o IndieGoGo. Sin embargo, es importante destacar que el crowdfunding puede asociarse a muchas otras áreas de negocio, incluidas las startups.
Como ya explicamos en el caso de Rock The Post, el equity crowdfunding se caracteriza por permitir a inversores acreditados entrar en el capital de startups. Al igual que en Kickstarter se anuncian productos o iniciativas artísticas que buscan financiación, en plataformas como Rock The Post lo hacen empresas tecnológicas que están empezando. Los inversores interesados pueden ceder su dinero a cambio de un porcentaje de dichas startups, pudiendo así participar en sus futuros retornos.

El fin de una startup

exit
La mayoría de statups —sobre todo aquellas que reciben el apoyo de inversores— nacen con un fin: proporcionar un retorno a sus inversores y a sus fundadores, en ese orden. Este fin suele tener tres formas:

Exit

Con el nombre de exit nos solemos referir a la compra de una startup por otra de mayor tamaño. ¿Os suena el caso de la compra de Instagram por Facebook? Pues ese fue uno de los exits más comentados de los últimos años. En el caso de España también podemos destacar la compra de TouristEye por parte de Lonely Planet.
Estas ventas suelen materializarse de dos formas: la empresa compradora paga en metálico (dinero, cash) a los fundadores e inversores de la adquirida o en acciones.

OPV

OPV son las siglas de oferta pública de venta, o lo que es lo mismo: la salida a bolsa de una startup o empresa. Los casos más sonados de los últimos meses son los de Facebook o Twitter.
Las acciones de dichas compañías pasan a cotizar en bolsa y pueden ser compradas por cualquier inversor. Los fundadores, empleados e inversores de las empresas que salen a bolsa también pueden acudir a dichos mercados para vender sus activos y así obtener un retorno monetario.

El fracaso

No es un concepto que merezca ser explicado, pero sí que es importante destacar que un gran porcentaje de las startups que se crean en todo el mundo fracasan. De ahí que a veces resulte fundamental celebrar los casos de éxito, para acordarnos de que el camino no es fácil.




En El Blog Salmón | El diccionario del emprendedor



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010