La información, el petróleo del S. XXI

Este artículo La información, el petróleo del S. XXI ha sido publicado originalmente en Social Media Strategies.

Todos sabemos que la información es poder, pero creo que nunca antes había sido tan evidente y palpable como ahora lo es debido a los medios sociales. Y es que en medios offline, aunque posible, es más complicado obtener datos, siempre ha habido formas de conseguirlos, pero nunca como ahora, y sobre todo, la gran cantidad de datos que podemos obtener de todo tipo sobre nuestros potenciales clientes: desde sus hábitos de consumo, a su vida personal, su trayectoria profesional, sus relaciones… 

Por eso los marketeros debemos ser conscientes de que esa información es vital para nuestra estrategia, más que nunca, el neuromarketing por ejemplo, tiene un papel esencial en las acciones que llevemos a cabo, y es que los datos, la información, necesita ser contrastada, porque no todo lo que publicamos es “real”: la vida de los usuarios no es habitualmente como la dibujan en sus redes sociales, algunos marcarán que les gustan cosas que en realidad ni conocen, compartimos cosas sólo como estrategia de marca personal o por confianza en la procedencia de la que proviene el contenido, etc.

Esa información no sólo es válida para conocer al usuario, al cliente potencial, sino a nosotros mismos, saber cómo perciben nuestra empresa, la marca, y sobre todo, mejorar nuestros productos y servicios, algo que aún cuesta mucho a la gran mayoría de empresas: entender que no sólo los datos sirven para vender, sino que en gran medida, son de un valor incalculable para mejorar, para avanzar en investigación y desarrollo, en controles de calidad, en productos, etc. Ahí es donde entra el marketing digital como pilar de negocio.

Y ahí es donde la analítica, la lectura adecuada de los datos se vuelve la mejor arma que un social media manager puede tener: un buen análisis de los datos es la más potente herramienta para ofrecer al cliente lo que realmente necesita.

La información es el nuevo petróleo del siglo XXI, por eso debemos además de ser conscientes de que nos hemos acostumbrado a lo “gratis”, cuando en realidad, nada es gratis: una app gratis es una forma de acceder a tus datos, esos datos que no dejarías ver ni a tu amigo, ni a tu familia, ni a tu pareja, esos que están en tu smartphone. ¿Cómo saber hasta qué punto las apps de nuestros dispositivos móviles acceden a nuestros datos y qué hacen con ellos?

Las grandes empresas están traficando con ellos a precios de verdadero oro, porque ahí es donde está la venta: nos geolocalizan, saben qué comemos y dónde, saben de qué equipo somos, quiénes son nuestros amigos, cuándo usamos qué aplicaciones, cómo nos expresamos… La radiografía del consumidor es cada vez más real, más acertada.

Son la cara y la cruz de una misma moneda: datos de gran valor para la estrategia de negocio y de marketing, datos que regalamos y que otros venden y compran “al peso”. Sea como fuere, lo importante es ser más que nunca, conscientes de su importancia.

Artículos relacionados:






Si te ha parecido interesante el contenido puedes compartirlo en los Social Media, y si quieres postear este artículo en tu blog o website, contacta primero a la autora para evitar conflictos con el copyright.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010