Páginas y grupos de Facebook: cuándo tienes que crear uno u otro

 Se parecen pero no sirven para lo mismo. Descubre las diferencias de estas dos opciones de Facebook y todo el partido que les puedes sacar.

Las páginas de fans y los grupos de Facebook son excelentes maneras gratuitas de darte a conocer un poco más en las redes sociales. Con ellas puedes promocionarte, conocer gente con tus aficiones, crear un pequeño mercadillo… Ahora bien, ¿cuándo es mejor crear una cosa o la otra?

Hoy vamos a repasar los principales usos de ambas plataformas, y de daremos las claves para saber cuándo debes crear una u otra.

Cuándo crear una página de fans

Las páginas de Facebook son, a grandes rasgos, las antiguas páginas web donde uno exponía su trabajo o sus productos. Así, opta por crear una de ellas cuando quieras el máximo de visibilidad y quieras que todo su contenido sea público. Ahora te doy unos ejemplos de uso.

Promocionar tu empresa o producto

Si tienes una pequeña empresa o vendes un producto –chapas, camisetas, artesanía…- la mejor manera de promocionarte es creando una página. Lo que te interesa es que la gente te encuentre con facilidad; haciendo una página aparecerás fácilmente en los resultados de búsqueda de Facebook así como en buscadores tipo Google.

Además, en este caso no te interesa hablar con tu nombre personal sino como tu marca, así que no lo dudes y opta por el formato página.

Crear tu club de fans/book online

¿Eres cantante, dibujante, aspirante a actor de fama mundial? Aunque puedes promocionarte en tu Facebook personal, siempre es conveniente crear una página para llegar a más gente, sobre todo a esas personas que no quieres que te conozcan en tu ámbito personal.

Si realmente crees que tienes que ofrecer algo, hazte una página. De esta forma podrás subir tus sesiones de fotos, crear eventos de tus próximos proyectos, colgar los vídeos de tus actuaciones y promocionarte sin miedo a que te digan “qué pesado eres, siempre estás hablando de tus cosas”.

Una página no sólo sirve para darte a conocer a tus fans, sino a posibles clientes o promotores: pasa siempre que puedas el enlace a tu página , ya que hará las veces de book de tu trabajo.

Promocionar tu página web o blog

Una página de Facebook ya es en sí mismo un sitio donde puedes subir tus creaciones (dibujos, relatos, fotos artísticas…), pero también puede ser una herramienta para publicitar tu web o blog externo.

Así, puedes crear una página de Facebook dedicada a tu blog y de esta forma podrás ganar más seguidores sin necesidad de usar tu perfil principal.

La mayoría e plataformas de blogs (como Wordpress) ofrecen la opción para incluir un módulo de tu página de Facebook, así que no tienes excusa para usar esta opción.

Rendir homenaje a un personaje, una idea o una pequeña obsesión

Si eres muy fan de un personaje público, de una serie de televisión de los 80, de un plato de cocina tradicional o incluso de algún concepto abstracto también puedes rendirles homenaje de forma pública creando una página.

Eso sí, cuando crees una página de estas características ten en cuenta dos cosas. Primera: si creas una página de un personaje público o marca es posible que ya exista la página oficial. No te extrañe que Facebook la retire porque estás usando sin permiso marcas comerciales. Esto se da especialmente con cosas actuales, en cambio no creemos que nadie te denuncie por dedicar una página a una serie de televisión local de los 70.

Segundo: no caigas en la moda de crear páginas de fans de cosas absurdas y si lo haces que sea con gracia y sentido del humor y que, sobre todo, no sea para spammear a tus fans con temas que no tienen nada que ver.

Cuando crear un grupo de Facebook

¿Recuerdas la época de los foros en Internet? Pues los grupos de Facebook son algo así como sus herederos naturales: espacios colaborativos en los que los usuarios comparten actualizaciones y material de todo tipo en igualdad de condiciones.  Veamos qué partido les puedes sacar.

Tener un punto de encuentro para hablar de tus aficiones

Si te gusta el cine asiático, te encanta inventar platos de cocina vegana, adoras los bailes latinos o no puedes vivir sin el running, crea un grupo. Los grupos son una forma de reunir gente con tus mismas inquietudes y crear un ameno foro de debate. Con el formato grupo escribes como persona, así que ahí se reflejaran tus opiniones personales y no las de un ente no físico, como en las páginas.

De todas formas, antes de crear un grupo de una afición usa el buscador de Facebook para comprobar si no existen demasiados grupos en tu idioma con una temática similar.

Hacer amigos de tu zona

Una variación del foro para hablar de aficiones es crear un grupo pensado para usuarios de un área geográfica concreta. Puedes crear, simplemente, un grupo en el que se hable de todo o limitarlo a aficiones o estilos de vida. Si optas por lo segundo podrás organizar encuentros relacionados con estos hobbies: quedar para ir a correr, visitar museos, ir a una convención de cómic...

De nuevo, haz una búsqueda previa para asegurarte de que no hay demasiados grupos parecidos en tu área.

Abrir un sitio de intercambio o compra/venta entre usuarios

Aunque existen muchos sitios web y apps de compra/venta de objetos, Facebook también es una buena plataforma para practicar esta afición. Esta red social congrega millones de usuarios, algunos de los cuales no se fían demasiado de las plataformas digitales tipo eBay, pero si del trato de tú a tú.

Usando los grupos de Facebook como plataforma de intercambio o compra/venta puedes acotar mucho el tipo de productos y sus criterios: ropa de una tribu urbana, objetos a menos de cinco euros, intercambios sin dinero de por medio…

Crear espacios privados para tus amigos o familiares

La configuración de privacidad de los grupos permite que sean visibles por todos o limitarlos sólo a determinados usuarios. Esta característica los hace perfectos, por ejemplo, para crear un grupo privado para tus amigos y familiares.

Los grupos del Whatsapp son prácticos, pero hay quien se agobia con ellos. Los grupos de Facebook son, por tanto, una buena alternativa, que además es multiplataforma y tiene muchas opciones: puedes compartir todo tipo de archivos, participar en un chat grupal, realizar encuestas para decidir la fecha de una cena…

Un infalible truco final

Como ves, tanto páginas como grupos de Facebook tienen infinidad de usos. La lista se podría ampliar hasta el infinito así que, si aun tienes duda de qué te va a resultar más útil para tus fines te dejo con esta chuleta:

Página: Creála cuando no quieras hablar personalmente, para promocionar tus proyectos y para tener un control total de las publicaciones. Los usuarios que la sigan verán las actualizaciones en su muro de Facebook.

- Grupo: Créalo cuando quieras hablar como persona, si quieres controlar la privacidad de lo que publiques y si buscas un espacio colaborativo. Los usuarios que lo sigan recibirán notificaciones cuando haya actualizaciones. 





Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010