¿Por qué querrías probar una ROM personalizada de Android en tu smartphone?




Si eres usuario de Android es probable que hayas escuchado eso de las ROMs, y como son mejores que el Android que ya trae tu terminal. Si no estás seguro de si de verdad vale la pena instalar estás cosas en tu dispositivo, te contamos por qué puede resultar una grata experiencia.

Android es uno de mis sistemas operativos favoritos, de todos los móviles es el que he usado por más tiempo y he visto como ha ido evolucionando para ser cada vez mejor. La diferencia entre mi viejo Moto Milestone con Android 2.1 y el Nexus 4 con Android 4.4 que uso ahora,es abismal. Pero, no todo es perfecto en el mundo de los androides, ya que la experiencia no está unificada, entre lo lento que llegan a muchos terminales las últimas versiones de Android, y las diferentes capas de personalización que los fabricantes añaden a sus dispositivos, raramente dos personas -incluso viviendo en la misma casa- tienen la misma experiencia Android.

Android puro ofrece lo mejor de Android, pero no todo el mundo tienen un dispositivo Nexus, y entre los terminales con el mejor hardware están los que fabrica Samsung o HTC, y estos ofrecen versiones bastante diferentes del sistema de Google, y que al menos a mi en lo personal, siempre me han parecido inferiores y llenas de aplicaciones basura que nadie usa.


ROMs cocinadas



No tengo nada en contra de iOS, ni de Windows Phone, el primero me parece un sistema genial, y a la fecha sigo diciendo que en tablets no hay nada mejor que un iPad; del otro no tengo mucho que decir pero lo poco que he visto y probado me ha parecido más que interesante. Pero algo que tiene Android que no tienen ninguno de estos dos, es que al ser abierto, cualquiera puede modificar el código y crearse su propia versión. Lo que resulta malo en el caso de los fabricantes y sus millones de dolares para invertir en hacer suyo el sistema, increíblemente resulta algo genial cuando una sola persona, un desarrollador con talento, o un grupo independiente "cocina" su propia ROM y nacen cosas geniales como CyanogenMod, MIUI, AOKP o Paranoid Android, por mencionar solo algunas.

Una ROM personalizada o "cocinada" es básicamente una versión del sistema operativo personalizada con un propósito específico. El Android que trae un S4 es una ROM de Samsumg para ese teléfono, y el Android que trae un HTC ONE es una ROM de HTC. Pero, no solo las empresas pueden hacer ROMs, sino que hay toda una enorme comunidad de desarrolladores que hacen de Android uno de los sistemas operativos con más variedades, sí, justo como Linux. Después de todo Android utiliza el kernel de Linux.


Mejor que el original



Aunque como ya dije, Android no para de mejorar con cada actualización, y en especial Android L promete ser de lo mejor que ha hecho Google por este genial sistema, algunas ROMs son en la opinión de muchos -dentro de los que me incluyo- mejores que Android puro. Un claro ejemplo de esto es CyanogenMod que combina lo mejor de Android de stock con las características únicas de estás ROMs que elevan aún más la usabilidad, y te dejan personalizar aún más un sistema bastante permisivo.

Instalar tu propia ROMs no es algo que todo el mundo va a querer o saber hacer, el perfil para este tipo de "trasteos" siempre es para el usuario inquieto, el que tiene el nerd bastante por fuera, y el entusiasta de la tecnología que siempre quiere probar algo nuevo y mejor que lo anterior. Si eres una de esas personas, o quieres serlo, el proceso de instalar una ROM de seguro te va a encantar, porque es toda una experiencia de aprendizaje y el resultado final casi siempre vale la pena... mientras no brickees el aparatito.

Si te animas, sería bueno que leyeras nuestra sección de Android para novatos y cuando estés listo, puedes empezar el proceso de elegir la mejor ROM que el dinero no puede comprar.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes