Cómo mejorar la seguridad de tus archivos en la nube

Cómo mejorar la seguridad de tus archivos en la nube
Recientemente ha habido mucha preocupación entre los usuarios por la seguridad de sus archivos en la nube. Te traemos cuatro consejos para proteger tus cuentas y tu información.
Después de la filtración de las fotos íntimas de un número de celebridades de Hollywood, y de que se culpara a iCloud, la plataforma de sincronización y almacenamiento en la nube de Apple, por lo sucedido, la mayoría de los usuarios han comenzado a preocuparse un poco más por tomar medidas de seguridad en la nube para proteger su información.
Independientemente de que sean fotos íntimas o simplemente documentos de trabajo, ninguno de nosotros desea que sus archivos privados sean vulnerables a la intercepción de terceros. A continuación, algunas medidas que puedes tomar para que duermas más tranquilo sabiendo que tu información está tan segura como puede estarlo.

Entiende la nube

Lo que denominamos "la nube" es básicamente una metáfora para referirse a todos aquellos servicios que se utilizan a través de Internet, esto es, que utilizan recursos de procesamiento y almacenamiento en servidores ubicados en otras computadoras, no en la que estás utilizando. Eso significa, básicamente, que la gran mayoría de los servicios que utilizamos comúnmente en Internet (Facebook, Youtube, tu cuenta de correo electrónico) están técnicamente "en la nube", pues necesitas una conexión a Internet para acceder a la información que está en ellos.
Cuando hablamos, entonces, de servicios "de almacenamiento en la nube" nos referimos no sólo a Dropbox, Google Drive o similares, sino a cualquier servicio en el cual puedas subir archivos para acceder a ellos posteriormente desde diversos dispositivos. Esta conveniencia (la de tener tus archivos accesibles desde cualquier lugar) tiene como contraparte una pérdida de control, puesto que si tú puedes acceder a tus archivos a través de un usuario y una contraseña, igualmente puede hacerlo cualquier otra persona que posea esta información.
seguridad en la nube
Imagen de Scott Schiller, bajo licencia CC BY 2.0

Usa contraseñas seguras

Tu contraseña es la primera línea de defensa de tu cuenta: los hackers comienzan su trabajo buscando nombres de usuario, contraseñas y preguntas de seguridad.
Si bien la recomendación usual suele ser utilizar caracteres especiales, letras, números, mayúsculas y minúsculas y combinaciones imposibles de recordar, más recientemente se ha aceptado como estándar que es una mejor idea tener contraseñas difíciles de adivinar, pero fáciles de recordar (si tienen dudas, recuerden que ya lo dijo xkcd). Una frase de contraseña o un patrón específico puede ser la mejor opción.
Si aún así te parece muy difícil recordar contraseñas únicas, te recomendamos usar un gestor de contraseñas. Hagas lo que hagas, no uses el mismo password para todas tus cuentas, por favor.

Habilita la verificación en dos pasos

Hace unos días te contamos sobre la importancia de la verificación en dos pasos, que añade una capa adicional de seguridad al momento de acceder tu cuenta. Con la verificación en dos pasos, cualquier persona que intente ingresar necesitará dos piezas diferentes de información (por lo general, una contraseña y un código distinto y aleatorio que te es proporcionado mediante otro mecanismo).
Muchos servicios de almacenamiento en la nube, como Dropbox y Google Drive ofrecen verificación en dos pasos. Averigua si el servicio que utilizas la ofrece, y habilítala.

Cifra tus archivos

Algunos proveedores de almacenamiento, como Mega, ofrecen cifrado automático para tus archivos. Si el servicio que usas no lo ofrece, es una buena idea cifrar tus archivos por ti mismo antes de subirlos a la nube. Existen herramientas de cifrado que pueden sincronizarse con algunos proveedores de almacenamiento para funcionar de manera automática.
seguridad nube
A estas alturas esto ya es un meme, pero la imagen original es de la gran Allie Brosh, Hyperbole and a Half
Si te parece demasiado problemático, considera cifrar al menos tus archivos más sensibles que aún así necesites respaldar, como aquellos que contengan información bancaria, direcciones u otros datos personales. Hay muchas herramientas de cifrado disponbiles, sólo tienes que elegir la que se entienda mejor con tus necesidades y tus sistemas operativos.
En última instancia, lo mejor que podemos hacer es entender que no podemos dejar la seguridad de nuestros archivos completamente en manos de compañías, sino que es necesario que tomemos las precauciones pertinentes para salvaguardar nuestra información.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux