Cómo recuperar los archivos de un Windows que no arranca, con el CD de instalación

Cuando Windows dice "hasta aquí hemos llegado", tus documentos se quedan en el limbo. Para ponerlos a salvo sólo necesitas el DVD de instalación de Windows.

Hay muchos motivos por los que un sistema Windows puede fallar al iniciarse, un corte de corriente, algún virus o malware, algún fallo del hardware... En estos casos es muy probable que lo único que puedas hacer sea reinstalar el sistema. Pero si sólo quieres recuperar tus preciados documentos no necesitas pasar por este largo proceso con este simple truco.

1. Inserta el CD/DVD de instalación de Windows 7

Para recuperar tus archivos, mete el DVD de instalación de Windows y reinicia el PC. Nosotros hemos usado Windows 7 aunque es posible que el método también sirve con otras versiones.

Debes iniciar el sistema desde el DVD, que generalmente te pide que "pulses cualquier tecla para iniciar la instalación". Si no aparece dicho mensaje y se inicia el Windows roto, probablemente debas cambiar el orden de los dispositivos de arranque para poner el DVD primero. Consulta cómo hacerlo en la documentación de tu placa base o PC.

Además, si quieres copiar tus documentos en una unidad externa, deberás conectarla también. Es mejor si es una unidad que no necesite de drivers especiales, como por ejemplo un pendrive normal.

2. Elige idioma y configuración del teclado

En realidad no necesitas cambiar estos ajustes, pero Windows no te dejará continuar salvo que lo hagas. 

Cuando hayas terminado, pulsa Siguiente (Next).

3. Elige "Reparar mi PC"

En el menú de instalación, elige Reparar mi PC (Repair my PC). Si tienes interés en intentar reparar tu sistema, puedes dejar que el proceso termine, pero nosotros tenemos otros planes.


4. Pulsa cargar controladores (Load Drivers)

En este apartado normalmente debes elegir la instalación de Windows que quieres reparar. En su lugar, pulsa Cargar controladores (Load Drivers).


5. Busca los archivos que quieres respaldar

Desde esta ventana puedes acceder a todo el contenido del disco duro (suponiendo que no está físicamente dañado o cifrado). Muévete por las carpetas hasta encontrar aquellos archivos de los que quieres hacer una copia de seguridad.

Una buena ruta de partida es C:\Users, donde normalmente se encuentran los documentos de los usuarios de Windows, incluido el Escritorio. Quizá te interese también Archivos de programa, pues algunos programas pueden grabar su configuración ahí.


6. Copia los archivos que te interesan al portapapeles

Una vez hayas localizado los archivos que quieres salvar, pulsa Control + C o haz clic derecho con el ratón y elige Copiar en el menú.


7. Pégalos en un sitio seguro

Ahora ve a la carpeta donde vas a poner tus archivos a buen recaudo, ya sea otro disco duro o un pendrive y pega su contenido (clic derecho > Pegar).


Repite este proceso para copiar y pegar todos los archivos que veas necesario.

También puedes arreglar el sistema

Este pequeño truco también te puede servir para reparar tu Windows roto. Aunque parezca mentira, muchas veces la causa de que Windows no arranque eres tú mismo, que has borrado sin querer un archivo necesario.

Desde esta pequeña ventana para cargar controladores tienes la posibilidad de arreglar lo que has roto, cambiar nombres de archivo o copiar archivos que faltan desde la instalación de Windows o un pendrive.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes