6 consejos para evitar el robo de datos privados vía móvil

Los recientes escándalos de robos de fotos y datos privados de celebrities a través del teléfono móvil ha puesto sobre aviso a muchos usuarios ante el temor de caer en las redes de los amigos de lo ajeno. Aunque la gran mayoría de nosotros no somos un objetivo prioritario para este tipo de hackers, lo cierto es que cualquiera puede ser víctima de un hackeo de datos a través de las posibles puertas de entrada a nuestro dispositivo móvil vía Wi-Fi y Bluetooth. Por eso, vamos a explicar 6 consejos básicos para evitar el robo de datos privados y mejorar la seguridad en el teléfono móvil.

Usa Wi-Fi y Bluetooth cuando sea imprescindible

Empezamos con uno de los malos hábitos más generalizados entre los usuarios, dejar encendido de forma permanente el Wi-Fi o el bluetooth del móvil. Como ya comentamos en un post publicado hace algún tiempo, es relativamente fácil para un hacker identificar tus redes favoritas para crear una red falsa bajo el mismo nombre o bien habilitar supuestas redes Wi-Fi públicas y gratuitas para robar información.

Si acostumbras a dejar encendidas estas funciones de forma habitual, las probabilidades de sufrir un ataque con malware, espionaje y el robo de información como fotos, mensajes, claves personales e incluso información financiera, se incrementa exponencialmente. Motivo de más para no conectarse a redes de dudosa procedencia y activar estas funciones de forma puntual, en redes domésticas y sólo cuando sea necesario.

Crea una contraseña inteligente

El uso de un administrador de contraseñas te puede resultar muy útil para no tener que recordar cada una de ellas, ya que este tipo de programas almacena todas nuestras contraseñas en línea de forma segura.

Puedes utilizar apps como el gestor de contraseñas LastPass o Password Safe que además permite encriptar todas las contraseñas en nuestro dispositivo. En cualquier caso, conviene cambiar cada contraseña cada cierto tiempo –generalmente una vez al año– como medida de seguridad.









Usa la doble autenticación

Los expertos aseguran que ya no es suficiente con disponer de una contraseña, por eso muchos servicios de correo electrónico y redes sociales ya incorporan la autenticación en dos pasos, que consiste básicamente en crear una segunda capa de protección adicional en forma de contraseña temporal.

Su funcionamiento resulta muy eficaz frente al bloqueo de posibles puertas de entrada a información confidencial almacenada en estos servicios. Consiste en la obtención de un segundo código temporal de acceso de seis dígitos que llega a nuestro dispositivo en forma de mensaje de texto, cada vez que inicias sesión en un dispositivo nuevo.

Usa HTTPS mientras navegas por Internet

La herramienta HTTPS Everywhere, desarrollada por el organismo pro-privacidad Electronic Frontier Foundation, permite encriptar la información compartida entre nuestro dispositivo y lo sitios web a través del navegador utilizado. Por eso, conviene que compruebes si aparece o no HTTPS en la barra de direcciones cada vez que accedas a tus datos bancarios a través del móvil, por ejemplo, ya que de lo contrario cualquiera podría espiar tu sesión de Internet.

Evita ocultar tu red Wi-Fi doméstica

Aunque parezca incongruente, ocultar el SSID de tu red doméstica podría incrementar el riesgo de que tu dispositivo se conecte de forma accidental a otras redes abiertas de dudosa procedencia. Esto ocurre porque al ocultar la red se obliga a los dispositivos a escanear de forma más exhaustiva la red doméstica que hemos ocultado, sin poder evitar la búsqueda continua de otras redes Wi-Fi cercanas que podrían resultar poco seguras.

Protege tu red Wi-Fi doméstica con una contraseña propia

Para finalizar, cambia la contraseña por defecto del módem. Parece que el robo de la señal Wi-Fi por parte de los amigos de lo ajeno ha incentivado el cambio de la contraseña predeterminada del módem. Si no la has cambiado aún, conviene que lo hagas cuanto antes y que cambies el estándar de encriptación por defecto WEP –Wired Equivalent Privacy– o WPA –Wireless Protected Access– por el estándar WPA-2, mucho más seguro.

Imágenes | vía pixabay.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010