¿Quieres ser tremendamente productivo? Pon música


¿Quieres ser tremendamente productivo? Pon música
¿Qué impacto tiene la música en nuestro cerebro? Puede resultar altamente efectiva para conseguir que aumentemos nuestra productividad o bien seamos mucho más creativos. Está demostrado que nos centramos mucho más además con música de fondo. Te damos unas claves para elegir la melodía adecuada mientras trabajas.
La música amansa a las fieras. Cuántas veces habremos escuchado esta frase de boca de nuestros padres o mayores sin llegar a comprender bien su alcance. ¿Las fieras se calman con la música? Pues bien, al parecer sí, pero lo que resulta más interesante es conocer el alcance de el melodioso sonido en nuestro cerebro. De esto saben muchísimo las grandes superficies y los expertos en marketing que parece que juegan con nosotros como si fuéramos cobayas.
La música nos influye hasta a la hora de ir a comprar. En el trabajo no se queda atrás.Te habrás dado cuenta, ¿verdad? Cuando entras en un supermercado, en medio de todo el barullo de carritos de compra y gente mirando productos, escucharás una música de fondo. Casi pasa desapercibida por nuestra consciencia, pero está ahí, trabajando de forma soterrada con nuestro subconsciente. ¿Para qué? Para alterar nuestra conducta.
Sí, aunque nos cueste creerlo, los estudios han demostrado la elevadísima influencia la de música en nuestro comportamiento a la hora de comprar. Una música suave anima a que paseemos por los pasillos de la gran superficie plácidamente y girando con calma la cabeza de izquierda a derecha. ¿La consecuencia? Esa pausa aumenta las probabilidades de que compremos más.
En alguna -rara- ocasión, te habrás encontrado con algún tema cañero a elevado volumen en la megafonía del local, y si te fijas bien, es muy posible que el supermercado se encuentre atestado: en esa situación conviene más que el cliente aligere el paso y no provoque atascos o choques en los pasillos que arruinen la experiencia de compra. Y sí, la música marchosa nos hace circular más rápido.

Música y productividad: una influencia magistral



goodwp.com_15778


Ahora que vamos conociendo cómo actúa una melodía en nuestro cerebro y el impacto que tiene, es tentador preguntarse: ¿qué sucede cuando estamos trabajando? Es muy posible que a esta pregunta tengas ya tu propia respuesta labrada por la experiencia propia. Los que trabajamos con música de fondo sabemos bien qué tipo de música conviene a cada tipo de tarea que estemos desempeñando, y es impresionante el impacto que la inocente canción tiene en el resultado del trabajo.
Ten en cuenta los bpm de una canción en función del ritmo que quieras desempeñar.Así, si tenemos prisa por resolver algún asunto, una canción con ritmo nos hará aligerar el paso, mientras que si queremos concentración, nada como el new age o la música clásica para centrar todos nuestros sentidos en el documento en cuestión o la pantalla del ordenador.
Pues bien, esta sospecha comprobada por cada uno empíricamente, tiene una base científica: son múltiples los estudios que demuestran el impacto de la música en la productividad a la hora de trabajar, aunque en el ‘cómo’ parece que los científicos no se ponen de acuerdo.
Estos estudios concluyen en su mayoría que la música es perfecta para obtener resultados óptimos en tareas repetitivas, en los que el sonido de fondo consigue que nos centremos en lo que estamos haciendo y disminuyan los errores. Algunos otros científicos sugieren que el positivo impacto de la música en el trabajo es debido a que una buena canción nos mejora el estado de ánimo, y de mejor humor, trabajamos de una forma más eficiente.

Cómo escoger la música adecuada



Hardent_OnlineEmbeddedClass_1


Lo que nadie discute es que la música tiene una influencia muy positiva en nuestra capacidad de producir, y por este motivo, se trata de una poderosa herramienta que tendremos que ir aprendiendo a utilizar para obtener el máximo provecho. Y lo cierto es que el impacto de una melodía en nuestro trabajo no es algo que resulte nuevo, sino que en realidad viene de muy lejos. ¿Por qué en las batallas se arengaba a los soldados a golpe de trompetería? Ya conoces la respuesta. Ahora queda descubrir cómo se un maestro en esto de elegir una melodía adecuada en función del trabajo que estemos desempeñando, y aunque en esto no hay soluciones definitivas, toma nota de estos consejos que seguro que te ayudarán a la hora de orientar su Spotify o similar:
  • Música ambiente o de fondo: Es posiblemente la mejor elección para todas las situaciones. Está demostrado en los estudios que este tipo de música de fondo, sin letra, sin compromisos y sin ser hits, hace aumentar nuestra creatividad, aunque eso sí, manteniendo muy bajo el volumen. La idea básica es que la música nos acompañe pero sin protagonizar en ningún momento nuestro trabajo.
  • Mejor una canción conocida: Recuerda que perseguimos un entorno libre de distracciones y cuando escuchamos canciones nuevas, nuestro pequeño saboteador sobre los hombros siente una irresistible curiosidad por saber quién lo canta y cómo suena. Con una canción conocida eliminamos el factor sorpresa y de esta manera, la música nos acompaña pero no interfiere en nuestra productividad.
  • Pon tu tema favorito: Todos lo hemos vivido. Nuestra canción favorita y el volumen a tope... Amigo, eso sí que es combustible para nuestro espíritu. Pues bien, trasladando este momento de subidón al ámbito del trabajo, imagina lo que puedes conseguir con Coldplay o la banda que te guste incendiando tu cerebro mientras trabajas. Este impulso lo aplicaremos cuando tengamos que terminar algo rápido y que requiera de un importante componente de creatividad.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes