Planifica, ahorra y disfruta tus comidas con Plan to Eat






Comer bien es todo un arte, algo difícil de dominar cuando estamos inmersos en el trabajo, la universidad, los hijos, el tráfico, vamos, la vida misma. Llega la hora de la comida. Te diriges a la cocina y, a pesar que tienes el refrigerador lleno, tu hada de la creatividad culinaria te abandona. Después de media hora terminas: a) calentando una comida para microondas, o b) pidiendo a domicilio. ¿Te ha pasado?
La solución es muy sencilla: necesitamos un buen planificador de comidas. No para obsesionarte con las calorías, ni medir lo que comes, sino para organizar nuestros alimentos de manera eficiente, una herramienta que nos ayude a llevar una alimentación más saludable y, a la vez, nos permita ahorrar, evitar desperdicios y probar nuevas recetas.
Así surge Plan to Eat, un planificador que nos ayuda a comer comida real, al simplificar las tareas entorno a la cocina y la elaboración de alimentos.

Plan to Eat permite tener todas tus recetas en una sola aplicación web (o servicio), cada una especificando sus ingredientes y las direcciones. Puedes agregar recetas familiares de forma manual, agregar recetas que te encuentres en internet, en tus páginas favoritas — como Sabrosía, por supuesto.
Con tu selección de recetas, clasificadas por tipo de platillo, puedes planificar los alimentos para la semana, o 3, 4, 8 días, el tiempo que consideres, como mejor convenga.
Una vez seleccionados tus platillos, Plan to Eat arma la lista de compras, la cual puedes modificar para que no te haga falta nada, ni te sobre productos que al final del día se echen a perder. Así podrás balancear tus alimentos, el proceso será más sencillo y no tendrás problema por la falta de algún ingrediente.
En general, Plan to Eat es muy útil, ya sea que cocines para una familia grande o para una sola persona. Entre las opciones de la aplicación, te permite convertir las cantidades de las recetas de acuerdo al número de personas o raciones. También puedes clasificar las recetas por ingredientes, palabras clave o en categorías que el usuario crea.
La aplicación web es accesible en distintas plataformas, desde cualquier navegador, smartphone o tablet — en el caso de iOS, puedes crear un acceso desde la pantalla de inicio —. Por las características de la app, la lista de compras sólo se puede consultar online, aunque si se carga antes de ir al supermercado, se puede consultar.


© Plan to Eat / Facebook
© Plan to Eat / Facebook
Un punto débil de Plan to Eat es el soporte a idiomas. La aplicación funciona excelente con recetas en inglés, ya que detecta de inmediato los ingredientes, haciendo la distinción de las medidas. En cambio, con las recetas en español, sólo reconoce algunas palabras como sal, pimienta, ajo — todo lo demás lo deja sin categoría, ni siquiera reconoce las medidas.
Fuera de esto Plan to Eat es una excelente herramienta. Si la mayoría de las recetas que guardas están en inglés, lo puedes usar a la perfección. Otra opción sería agregar recetas de forma manual, en inglés, para homogeneizar la lista de compras.
Puedes probar la aplicación por 30 días, para ver si te acomodas. Después de este mes se debe pagar una cuota mensual o una anualidad. Así que, por 30 días de prueba, no tenemos nada que perder. Yo la sigo utilizando y, hasta ahora, me ha servido muy bien.
Conjuntos originales:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux