Guía básica para recuperar el placer del audio en vinilo

Audio_en_vinilo
Las ventas de los CD audio han caído estrepitosamente a pesar de la insistencia de una parte de la industria, siempre por detrás de las necesidades del usuario y más preocupada por frenar la piratería con políticas de acoso que ofreciendo alternativas. Sin embargo, el formato físico no está muerto y uno muy anterior al CD, el audio en vinilo, está triunfando de forma inesperada a pesar de la importancia en el mercado actual de la música digital y el streaming.
No gusta a todo el mundo y usuarios y profesionales discuten acaloradamente sobre la “calidad” de este formato analógico frente a otros digitales, pero para muchos, resulta todo un placer escuchar audio en vinilo porque ofrece un sonido “distinto” e inigualable por ningún otro.
Guste o no, el disco de vinilo o disco gramofónico está resucitando a lo grande y tras crecer un 52 por ciento en el primer semestre de 2015 todo apunta a que este año será el mejor desde 1994 cuando comenzó su decadencia. Solo un dato: las ventas de vinilos en los EE.UU suponen más ingresos que los servicios de música gratuitos de Spotify, YouTube y Vevo, combinados.
¿Quieres unirte a la “revolución”? ¿Eres mayorcete y quieres recuperar ese sonido que te acompañó hace unas décadas? ¿O un joven que has crecido con el sonido digital pero te atrae este tipo de sonido analógico? Vamos con un acercamiento básico a los conceptos más importantes que tenemos que tener en cuenta para disfrutar del audio en vinilo.

Compra del tocadiscos

Si eres tan torpe como este redactor y en su día dejaste morir tu “tocata” o te acercas por primera vez al formato, la compra de un reproductor es lo primero que tendrás que hacer. A medida que las ventas de vinilo han ido resucitando la oferta se ha ido ampliando y hoy tenemos centenares de modelos para todos los gustos. Muchos de ellos con la estética retro que los acompañó en el pasado; con o sin altavoces incorporados; portátiles o de sobremesa; incluidos en un equipo más completo que suma otros formatos como radio FM y lector CD; otros diseñados para integrarse en equipos de audio que ya tengamos en casa; con soporte para conexión de dispositivos de movilidad como smartphones o con posibilidades de conexión Bluetooth o USB integrado, que por ejemplo te ofrece la posibilidad de digitalizar tu colección de vinilos.


Audio_en_vinilo_2


Como imaginarás la oferta es muy amplia y es difícil recomendar un modelo en concreto. Dependerá de tus necesidades, presupuesto y hasta dónde quieras llegar en calidad de sonido. En cuanto a precios, los puedes encontrar desde 40 euros. La cita “obtienes los que pagas” se cumple a la perfección en esta compra. Estira todo lo que puedas tu presupuesto porque lo agradecerás y la experiencia será más satisfactoria. Otra posibilidad es empezar desde abajo, adquiriendo un modelo básico portátil para probar si te gusta el formato y en ese caso invertir posteriormente en un equipo más avanzado.
Comprueba también si necesitarás un amplificador adicional para alimentar altavoces que tengas ya en casa por si el tocata no te da la suficiente potencia. Si tienes un buen equipo de alta fidelidad, asegúrate que puedes integrarlo en el conjunto. En cuanto a estética va en gusto y no tendrás problema porque como decíamos la oferta es muy amplia, desde los diseños retro a los más modernos.
También existen equipos que usan un láser para leer los discos de vinilo ópticamente sin la necesidad de tener contacto físico. Eliminan el desgaste en la superficie del disco y la posibilidad de rasguños pero se salen fuera del mercado de consumo y están destinados al archivado digital de discos análógicos.

Velocidades de rotación

Los discos de vinilo se clasifican según su diámetro en pulgadas (12”, 10” o 7”) y por su velocidad rotacional en revoluciones por minuto (1623, 3313,, 45 y 78 RPM). Combinando estos parámetros obtenemos su capacidad, las más utilizadas de 33 y 45 RPM, formatos LP (varias pistas – canciones) o singles (generalmente una sola pista).


Audio_en_vinilo_4


Conociendo lo anterior debemos elegir un tocadiscos que los soporte aunque no tendremos demasiados problemas porque la inmensa mayoría de los modelos a la venta los hace. El formato 78 RPM es anterior y si no eres un coleccionista no debe precuparte porque se abandonó en la década de 1950.
Las velocidades de rotación son las estandarizadas pero no significa que el disco gire siempre exactamente a esa velocidad y por ejemplo algunos reproductores pueden ser más lentos o acelerar cuando la aguja se acerca al centro del vinilo. Muchos reproductores incluyen control automático de la velocidad y hay aplicaciones como Platterspeed.com que permiten conocer la velocidad exacta.

Manual contra Automático

Refiere al método para colocar la aguja en los surcos del vinilo. En un sistema automático simplemente tendremos que pulsar un botón y el mecanismo lo hará por nosotros. En un sistema manual es necesario levantar el brazo y colocarlo en la pista que deseemos. Hay una tercera variante semi-automática en el que tendremos que colocar la aguja de forma manual pero volverá a su posición original al final de la pista.

La colocación importa

Los tocadiscos son especialmente sensibles a las vibraciones. Una vibración excesiva puede provocar un sonido adicional en forma de zumbido e incluso puede hace saltar la aguja. Por ello es importante elegir bien la localización del plato, en una superficie firme sin interferencias. Se comercializan mesas de diseño especial que amortiguan esas vibraciones aunque no son económicas y se salen de lo que podemos considerar básico. Una superficie firme debe ser suficiente complementada con una solución que es barata y efectiva como colocar unos tacos de aislamiento debajo del plato.

Actualización de componentes – Mantenimiento

Si ya tienes un tocadiscos y es de la calidad suficiente como para invertir en su actualización en vez de comprar uno nuevo, conocerás que es posible hacerlo en sus tres componentes principales. El plato que es la placa giratoria donde se coloca el disco; el brazo como elemento de desplazamiento sobre el disco y que acoge la electrónica y la aguja que es la que toma contacto con el disco y el componente más sencillo de actualizar. Con la resurrección del formato hay mucho mercado de segunda mano aunque conviene valorar precios y si merece la pena. Un buen plato te puede costar el triple que un tocata nuevo básico.


Audio_en_vinilo_5


Un tocadiscos requiere mayor cuidado y mantenimiento que un dispositivo digital. Debes comprar obligatoriamente un paño de limpieza para los vinilos y un cepillo que libere la aguja de polvo o pelusas que se adhieren casi con cada reproducción. Hay kits económicos con todo ello, gamuzas especiales de microfibra y soluciones antiestéticas. Por supuesto, los vinilos siempre tienen que estar protegidos en su funda, plástico en el interior y cartón en el exterior.

Compra de discos

Otra vez tengo que señalar mi torpeza a la hora de proteger mis vinilos, algunos tirados literalmente a la basura en alguna de las limpiezas caseras ¡Para matarme! Cuando me puse en la tarea de recuperar el formato mi colección se había quedado en nada, añadiendo a los tirados otros bastante deteriorados por falta de cuidados. Si tienes discos en casa guárdalos como un tesoro aunque no los uses. Afortunadamente el mercado de segunda mano funciona bien y hay oferta a buenos precios para ir recuperando la colección aunque algunas tiradas emblemáticas alcanzan precios astronómico. También se comercializa bastante material nuevo por tiendas especializadas y su presencia en minoristas generalistas es cada vez más abundante.
En mi caso y por si te sirve de ejemplo, ya tenía un equipo de sonido en casa por lo que elegí un tocata de mediana calidad con diseño moderno y bien conectado para acoplarlo al resto de componentes, principalmente el amplificador y altavoces. Si tienes un equipo de sonido de mediana calidad en casa ésta es la mejor opción. La alternativa para empezar es un tocadiscos básico y portátil (con o sin altavoces incluidos) para empezar con el audio en vinilo. El formato no es tan práctico como el streaming y la música digital pero para determinadas ocasiones es todo un placer porque su sonido es inigualable. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes