Cómo convertir una memoria USB en un PC superportátil para llevar tus aplicaciones a todas partes

jvzmzhqde3k22sehppsa.jpg


¿Quién no odia cargar todo el tiempo su laptop? Incluso las más livianas pesan lo suficiente como para que suponga una molestia llevarlas de un lado a otro en la ciudad. Y es aquí donde resulta realmente útil llevar aplicaciones instaladas en una memoria USB.

Las aplicaciones portátiles no solo te permiten saltar de un ordenador a otro con facilidad, sino que también mantendrán a tu sistema principal limpio de basura y casi tan rápido como la primera vez que lo encendiste. Si todavía no conoces el maravilloso mundo de las aplicaciones portátiles esto es lo que necesitas saber:


¿Cómo funcionan las apps portátiles?


Las apps portátiles se almacenan por completo en una memoria USB (o en un DVD o en un disco duro externo). Todos sus ajustes, archivos y requerimientos del programa estarán ubicados en el disco y nada quedará rezagado en el PC.

Eso quiere decir que perderás algunas de las bondades de usar aplicaciones integradas al sistema y serán algunos segundos más lentas. Pero su mayor beneficio es la posibilidad de llevar contigo a todas partes toda tu vida digital e informática, sin importar el ordenador que uses.

Muchas aplicaciones ofrecen versiones portátiles, aunque en el caso del software más complicado y avanzado no es una opción viable hacerlas portátiles (al menos no sin la necesidad de hacer un montón de ajustes y cambios).



También es necesario mencionar que las apps portátiles están en su mayoría centradas en el ecosistema Windows (al menos por ahora), debido a la manera que funciona el sistema operativo.


La filosofía de las aplicaciones portátiles se basa en hacer tu vida digital más sencilla y debido a ello es muy fácil comenzar a usarlas. Lo único que necesitas es una memoria USB disponible.

Instalar apps portátiles en tu disco principal es algo que podrías considerar, pero no lo trataremos aquí. La idea es que cuentes con una carpeta en la que todas tus aplicaciones estén almacenadas e incluso puedes usar plataformas como Dropbox para sincronizar las aplicaciones con sus configuraciones entre diferentes dispositivos.

Crear tu ecosistema portátil



En Internet encontrarás un montón de fuentes muy buenas de aplicaciones portátiles. The Portable Freeware Collection es una colección fantástica por la que puedes comenzar, al igual que la web de PortableApps.com.

Veamos el caso de Google Chrome, por ejemplo. Para instalarlo tendrás que descargar el archivo de instalación, ejecutarlo y durante el menú de configuración te pedirá que elijas una carpeta. Esto deberás hacerlo en tu memoria USB.

Una vez la instalación está lista solamente tendrás que ejecutar el archivo .exe y listo, bienvenido al mundo de las aplicaciones portátiles.



Al usar Chrome te percatarás que no es la misma versión que podrías estar utilizando día a día en el ordenador. Ninguno de tus marcadores estará disponible ni toda tu información, al menos hasta que inicies sesión con tu cuenta de Google. Una de las desventajas de las apps portátiles es que no están tan bien integradas en Windows como cualquier programa estándar, por lo que no estarán disponibles en el menú de inicio, aunque hay formas de solucionarlo.

Para añadir una aplicación portátil al menú de inicio en Windows 10 solamente tienes que hacer clic derecho en el archivo .exe y seleccionar “Crear Acceso Directo”. Corta y pega este acceso en el portapapeles y después abre el explorador de archivos y busca %appdata%\Microsoft\Windows\Start Menu\Programs. Pega tu acceso directo allí.



También existen ecosistemas para apps portátiles, los cuales simplemente gestionan todo lo que se encuentra en tu memoria USB y te dan acceso a algunas opciones adicionales como un menú de inicio personalizado y formas diferentes de ordenar archivos personales como fotos y música.

PortableApps.com es la más conocida, pero existen algunas alternativas bastante buenas como LiberKey. Si lo que buscas es algo de ayuda en cuanto a organizar y acceder a tus apps es bueno que consideres estas plataformas. Además, las mantendrán siempre actualizadas.

Las mejores aplicaciones que puedes instalar

Ya mencionamos que Google Chrome existe de forma portátil pero también están otros navegadores como Firefox y Opera, además de otros menos conocidos y varios clientes de correo electrónico.

Para mensajes puedes instalar la versión portátil de Skype, Telegram y Pidgin, y para mantenerte enterado de todo lo que pasa en el mundo también existe una versión portátil de Tweetdeck.

Algunas de las mejores aplicaciones gratuitas en el mundo también están disponibles de forma portátil. GIMP para editar tus imágenes, Audacity para editar audio, LMMS para hacer música, VLC para reproducir prácticamente cualquier formato multimedia y 7-Zip para gestionar tus archivos comprimidos.



No podrás instalar Microsoft Office en una memoria USB pero sí que puedes instalar LibreOffice, Scribus y AbiWorld, y si estás trabajando de forma remota también puedes usar TeamViewer.

Aplicaciones como ClamWin y Eraser podrás encargarse de mantener seguro tu dispositivo portátil e incluso existen algunos juegos que podrás instalar y disfrutar tales como Solitario, Ajedrez y 2048.

Y esto debería ser suficiente para que comiences a explorar el mundo de los sistemas basados en apps portátiles. Ya sea porque viajes mucho, o porque siempre estés resolviendo problemas en ordenadores ajenos o cualquier otra razón, siempre podrás encontrar útil el llevar para arriba y para abajo una memoria USB con algunos programas instalados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Los mejores limpiadores de malware para Windows