Cómo los mapas mentales online pueden ayudarnos a estudiar

Cada vez podemos encontrar más recursos educativos a través de la red que nos pueden ayudar en nuestro proceso de aprendizaje y darnos facilidades a la hora de estudiar. Entre las diferentes herramientas gratuitas que están a nuestro alcance.

Una ejemplo de estas herramientas son los mapas mentales de GoConqr, un recurso accesible y sencillo de utilizar que cuenta con diferentes ventajas para el usuario.

5 beneficios de los mapas mentales

La aplicación de las TIC en las aulas está siendo una dinámica creciente en los últimos años, ya que se están convirtiendo en un excelente complemento para diferentes tipos de metodologías educativas y una forma de fomentar la participación del alumno en clase. Con los mapas mentales, por ejemplo, los estudiantes pueden tener las siguientes ventajas a la hora de estudiar:

  • Organización: uno de los pasos más complicados e importantes del estudio es organizar los apuntes que hemos tomado en clase. En muchas ocasiones, tienden a ser algo caóticos y desordenados, lo que genera algunas complicaciones a la hora de comprender las lecciones. Los mapas mentales permiten plasmar los diferentes conceptos de forma visualmente atractiva y estructurarlos para que podamos verlos con claridad. Una forma rápida y eficiente de ordenar los temas de estudio en cuestión de pocos minutos.
  • Conexión de ideas: una vez tenemos todos los apuntes plasmados visualmente es más sencillo empezar a conectar los diferentes conceptos y encontrar un hilo conductor que cohesione la lección. De este modo, podemos comprender con mayor facilidad nuestra área de estudio y ser más productivos a la hora de darle sentido a cada apartado.
  • Rápida memorización: está científicamente comprobado que nuestro cerebro es más proclive a retener las imágenes atractivas y singulares. Por lo tanto, es más sencillo memorizar una lección plasmada en un mapa colorido acompañado con imágenes que en unos apuntes escritos a mano. Es una forma efectiva de ser más rápidos a la hora de recordar conceptos clave y necesitar menos tiempo para estudiar.
  • Aprendizaje activo: cuando empezamos a realizar un mapa mental nos implicaremos de forma activa en el proceso de aprendizaje, ya que podremos aportar nuestras propias ideas y potenciaremos nuestro sentido de creatividad. De este modo, generamos unos apuntes personalizados a nuestras necesidades, lo que convierte el estudio en algo más divertido y ameno que de costumbre.
  • Contextualizar: una vez hemos memorizado los puntos clave y hemos conectado los diferentes apartados de la lección, podemos empezar a tener una perspectiva global de la asignatura en cuestión. El paso final de estudio es que nuestro cerebro haya asimilado cada una de las partes del mapa mental y seamos capaces de transmitirlas sin necesidad de tenerlo delante.
Al realizar mapas mentales, es conveniente que insertemos recursos audiovisuales para enriquecer el contenido que creamos, como imágenes, vídeos o audios. Además, también podemos buscar otros contenidos sobre la materia a través de la red para complementar nuestros apuntes y mejorar las partes que tengamos más incompletas.  
Una vez tengamos el mapa completo y hayamos asimilado la lección, podemos compartirlo con otros usuarios y buscar un feedback en las redes sociales, con el objetivo de recibir consejos y aplicar mejoras para la próxima vez que creemos un mapa mental.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux