Chrome, ¿qué te está pasando? Te has vuelto tan lento como el viejo Firefox

Me está pasando con Chrome lo que me pasó con Firefox hace cinco años. Se ha vuelto pesado. Se ha vuelto insufrible. Es potente, pero es lento. Es como cargar un sistema operativo dentro de otro. Soy un fiel usuario de Google Chrome. Lo uso sobre todo en Windows. Su sencillez me atrapó desde el primer momento en que lo vi, hace más de cinco años. Prácticamente no uso otros navegadores. Pero desde hace semanas me he dado cuenta de que la rapidez ya no es la especialidad de Chrome. Abro IE11 y es una bala. Abro Opera y Safari y son rapidísimos. Pero la sorpresa mayor me la da Firefox: cómo ha cambiado. Qué rápido es ahora. ¿Será que a los navegadores les ocurre como a los sistemas operativos, que cuanto más se usan, más se corrompen? Lo que tengo claro es que Chrome ya no es el Usain Bolt del web. 
El complejo de sistema operativo le está pasando factura

La facilidad con la que Chrome permite hacerlo todo en la nube hace que se llene fácilmente de pestañas a cada cual más pesada. Es fácil perder el control, y las extensiones y las apps se añaden al cuadro. Al final tienes un monstruo que gasta centenares de megabytes de memoria y que es muy difícil de domar. 


Llegará el día en que mi Chrome pese tanto que romperá el suelo de Windows y caerá en un abismo de pantallazos azules. Las inquietantes demoras que se producen cuando abro una pestaña nueva y solicito la carga de una página web hacen que me pregunte qué le está pasando a mi navegador favorito. 

La situación pide a gritos una comparativa menos artificial

Quizá me equivoque. Quiza sea algo que siempre ocurre con un programa cuando se lleva usando durante mucho tiempo. ¿Es un ciclo? Siento que es el momento de cambiar, de darle una oportunidad a Firefox. Hasta que se vuelva pesado y entonces regrese a Chrome. O a lo que lo sustituya para aquel entonces. Para apoyar mis sensaciones en algo sólido, me he propuesto repetir la comparativa de velocidad que llevamos a cabo en 2013. Pero esta vez tenemos que probar algo distinto, un test más cercano al uso real de un navegador, con decenas de pestañas abiertas y extensiones instaladas. ¿Ganará Chrome, entonces? Veremos. ¿Tú también tienes la sensación de que Chrome se ha vuelto más lento?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux